No sabemos lo que tenemos hasta que no lo perdemos, esta frase la podemos aplicar en muchísimos aspectos de la vida, cuando pierdes a un familiar, cuando te deja tu pareja, cuando pierdes la salud y así un largo etcétera. La importancia de tener la memoria en buenas condiciones. Actualmente se diagnostican en España cuarenta mil casos de Alzheimer al año. Ir perdiendo la memoria paulatinamente es algo muy voraz, que te va consumiendo a ti y a los tuyos poco a poco. No existe cura, así que los que la padecen son conscientes de que tienen una enfermedad mortal.

Tengo un conocido aquejado con esta enfermedad, y un día hablando con un familiar me contó cómo era el día a día de estas personas, la verdad es que su vida es bastante tranquila y monótona, por lo que no sufren grandes alteraciones, lo que si me llamo la atención es un dato que me contó mi amigo, para evitar que este familiar olvidara cosas tan sencillas y básicas como cepillarse los dientes o ponerse los pantalones, decidieron poner cartelitos con las indicaciones adecuadas a cada momento y a cada estancia de la casa, por ejemplo, en el baño pusieron un par de carteles en los que ponía cepíllate los dientes, u otro con un tira de la cadena, en la cocina había varios papelitos indicando cosas cotidianas al igual que en el dormitorio o en el lugar en el que se pone el mando a distancia de la tele.

Hace unos días me encontré a mi amigo que veía de comprar pizarras blancas magneticas para ir sustituyendo los cartelitos de papel por estas pizarras para poder apuntar cosas distintas si lo requiere la ocasión, y para que el enfermo no se acostumbre a los papelitos y deje de prestarles atención, en estas pizarras escriben en distintos colores e incluso le hacen graciosos dibujitos con los que le sacan una sonrisa, me contaba que estuvo cinco minutos riendo por que en la pizarra del baño le habían dibujado una caca del whatsaap  al lado del papel higiénico y en uno de esos momentos de cordura entendió la broma que lo hizo reír a carcajadas, solo por eso merece la pena invertir un poquito de tu tiempo, aunque sabes que dentro de un rato no se va a acordar, la sensación de hacerlo feliz por un momento es súper especial.