Seguro que en más de una ocasión habéis pensado que en vez de nacer estrella habéis nacido estrellados, son muchas las veces en las que nos sentimos así sobre todo cuando las cosas no salen como las hemos planeado. Es decir, basta con que quieras algo con todas tus fuerzas para que de la noche al día se vea truncado por la mala suerte o por la casualidad, ambas posiciones son lícitas y creo que dependiendo del estado de ánimo que tengamos lo achacamos a una o a otra. Por ejemplo llevamos todo un año esperando a que lleguen nuestras ansiadas vacaciones y resulta que cuando nos ponemos manos a la obra para preparar todo lo que necesitamos nos damos cuenta que el coche debe pasar la ITV, pero no la semana que viene cuando nuestras vacaciones hayan pasado sino hoy antes de irme. Un miedo atroz pasa por tu cabeza ya que no estás muy seguro de si la pasará con éxito, por lo que te planteas dos opciones que al final no sabes si tendrán buen fin.

La primera es dejarla así hasta la vuelta, me refiero sin pasar, con el miedo a que como te pare la policía de viaje y vea que la tienes caducada que ponga una buena multa y parte del dinero que tenías destinado a tu propio placer, lo tengas que meter en una cuenta que nada tiene que ver  con la tuya.

O dos ir a pasarla y correr el riesgo de que te tiren para atrás pidiéndote que cuanto antes lo arregles, y te impida salir con el coche de viaje ya que se convierte en un grave peligro.

Cualquiera de las dos opciones sin duda está completamente en contra de ti, por lo que la solución más factible, es la siguiente, acudir a la ITV y que te realicen la revisión que te digan lo que tienes mal, y solicitar cuanto antes las piezas de desguace en asturias puesto que tardan como máximo veinticuatro horas en traerlas hasta casa, todavía tienes la opción de arreglar el coche y salir en todos los aspectos con la tranquilidad de llevar tu coche a punto y en condiciones. Y apuntarte en la agenda para el próximo año que debes pasar la ITV unos meses antes de salir de viaje de esa manera ni la mala suerte se pondrá en tu contra.