¿No os ha pasado alguna vez que sueñas con tener algo y piensas que lo tendrás te cueste lo que te cueste? Y no es necesario que sean cosas materiales, puedes ser que siempre has querido tener más cantidad de pelo, o pesar quince kilos menos, o la nariz más pequeña, en fin un montón de cosas que nos gustaría tener, yo por ejemplo siempre he querido ser más alta, recuerdo que siendo pequeña lo que yo le pedía a los reyes eran diez centímetros más de altura, bendita ingenuidad.

Mi marido, un enamorado de los coches antiguos, lleva años diciéndome que su ilusión seria comprar un coche y arreglarlo, un coche de coleccionista, de los que no se ven todos los días circulando por las calles, de hecho tiene línea directa con motoresdesegundamano.es por si en algún momento les entrara algún vehículo de las características que él está buscando. La verdad es que es su pasión, su hobby, tiene el garaje lleno de piezas de motores y parte de coches que yo ni siquiera sé donde van o para lo que sirven, pero él es muy feliz los fines de semana cuando se pone el mono de trabajo y se encierra en el garaje para engrasar, atornillar y enroscar las piezas que en un futuro formaran parte de su coche.

Yo sin decírselo también busco en internet casi a diario por si encontrara ese coche que el desea y poder sorprenderlo algún día diciéndole que lo he encontrado, se que no es fácil ni tampoco barato pero es el único gusto que tiene ya que no tiene gustos caros ni caprichos costosos.

Hace unos meses nos recorrimos todos o casi todos los desguaces de la localidad buscando una pieza que andaba buscando. A mí me encantó la experiencia, no el andar de desguace en desguace, si no el fin de semana romántico que pasamos, comiendo en miradores manjares que no nos permitimos todos los días y durmiendo en paradores con encanto. La verdad es que a mí me cuesta muy poco seguirle el paso a mi marido ya que sé que esto lo hace feliz. Solo espero y deseo de corazón que algún día pueda encontrar el coche que tanto anhela y que por supuesto sea capaz de repararlo tal y como él desea para ver cumplido el sueño que tantos años lleva esperando.