Cuando me quedé embarazada no pensé que me ocurriría a mí, jamás se me pasó por la cabeza que mi embarazo no fuera de un bebe, ni de dos, ¡si no de tres! Toda una locura cuando el médico me dio la noticia de que tendría trillizos, ¿Quién se espera eso en un embarazo natural? Porque los embarazos por inseminación o por in vitro es más común, pero de manera natural es algo más complejo, a mi me ha tocado. Estoy muy contenta no me malinterpretéis, fue la sorpresa del momento.

Pase un embarazo dentro de lo normal en ese caso y contando las treinta y ocho semanas nacieron mis hijos, dos niñas y un precioso niño. Hoy ya cuentan tres años y medio cada uno. No está siendo fácil, nada fácil, si bien la palabra adecuada es complicada. He necesitado ayuda en casa durante mucho tiempo, y menos mal que he podido contar con mi madre y mi suegra siempre que las he necesitado, si los gemelos son complicados imaginaos unos mas, con los mismos horarios, las mismas costumbres y las mismas necesidades.

Las niñas duermen en la misma habitación, y el niño en una aparte, por suerte el piso en el que vivimos tiene tres dormitorios y nos han hecho falta los tres. Ha llegado el momento de sacarlos de las cunas y de que duerman en sus camas por lo que las noches en casa son muy divertidas.
No quieren meterse en las camas, las ven raras, no les gustan. Yo se las he preparado con sabanas de colores y muñequitos por todos sitios, también les he puesto unos protectores de cama por si acaso alguno de ellos tiene una fuga por la noche.

La vida no está siendo muy sencilla con tres bebés, pero si muy gratificante, es una pasada ver a tus hijos crecer, sobre todo cuando están sanos y crecen fuertes, es mucha responsabilidad darles la educación que los convierta en hombres y mujeres de provecho, honestas, buenas personas. Una de las cosas que tengo claras es que intentaré por todos los medios que mis hijos sean felices y vivan de la mejor manera posible, tengo mucho amor para darles a los tres y se lo demostraré todos y cada uno de los días. Una verdadera bendición tener una familia grande, donde el amor y la comprensión estan a la orden del día.